Orden Voluntario

No al peaje musical

Posted by in artículos

Es innecesario someterse y someter al resto con una ley, con el riesgo de ser utilizados por legisladores para réditos políticos. No hace falta una Ley del Músico, así como no hace falta una Ley del Escultor, del Carpintero o del Informático.

0

Bandoleros de la música

Posted by in artículos

Hace un par de meses, Fernando Lugo a decretazo arrojó más un impuesto sobre los habitantes de esta tierra: el internacionalmente combatido canon digital. O si prefieren en eufemismo tecnocrático: “remuneración compensatoria por copia privada”

0

Los dictadores no son eternos

Posted by in artículos

Correa debe darse cuenta de que podrá aspirar a más poder y control total de sus ciudadanos, pero no lo hará por mucho tiempo. Los individuos tienen la oportunidad de rebelarse cuando la fuerza bruta y despreciable del Estado atenta diariamente contra quienes le dan sostén. Los tiranos no son eternos.

0

Paraguay, otro accidente

Posted by in artículos

Haber nacido en Paraguay es un accidente, no un orgullo. Lo que se forjó desde 1811 hasta hoy es un nivel de estatismo óptimo que logró asentarse con el sometimiento por parte de 7 dictaduras en más de 100 años de historia política.

2

En defensa de la difamación

Posted by in artículos

Difamar es aún más ético que la censura pues reconoce que somos libres de creer o no; la arrogancia de los mercenarios de la honorabilidad afirma que todos somos esclavos mentales de todos.

1

La anarquía no es caos

Posted by in artículos, Destacado

El Estado se encargó hasta de cargar de una semántica negativa a la palabra “anarquía” transformándola en un sinónimo de descontrol. Todos los días miles y miles de periodistas alrededor del mundo y en su ignorancia utilizan “anarquía” para hablar de situaciones caóticas y de desorden de todo tipo.

La pobreza del utilitarismo

Posted by in artículos

Hay que deshacerse del Estado no porque estemos seguros de que una sociedad sin ello sea “eficiente”, sino porque que estamos seguros de que el robo y el asesinato está mal, y la ausencia de réplica a cada ocurrente objeción estatista de “ineficiencia” no es justificación para que un sistema de robo y matanza que sin descaro te dice que protege y cuida a sus ciudadanos, siga en pie.

0